¿POR QUÉ EL SÍ Y YO NO?

lunes, 15 de julio de 2013 2 comentarios


Caso 1.- Susana

Susana (nombre ficticio para proteger la identidad de la ofendida) llegó a la oficina de su jefe muy guapa, segura de sí misma, lista para recibir la noticia… él un extranjero de éxito en nuestro país, muy animoso la recibió: “Susana lo que voy a hacer por ti es un gran favor… mira los hombres mexicanos no saben como lidiar con el éxito de sus mujeres, así que NO VOY A AUMENTARTE EL SUELDO porque entonces ¿dónde vas a encontrar un hombre que gane lo mismo que tú?...te vas a quedar sola… ves lo hago por ti…lo hago como un gran favor.”...


Caso 2.- Fernanda

Fernanda es al igual que muchas mujeres una fémina “llenita”, llenita de vida, llenita de inteligencia, llenita de virtudes…pero a fin de cuentas “llenita”.
Para una sociedad donde lo ideal es tener un cuerpo no tan "llenito", como comprenderán Fernanda no encaja y MENOS para su jefe quien obsesionado con la belleza no pierde oportunidad de hacer “chistecitos” sobre las formas del cuerpo humano… donde la forma “redonda”, aclara el ignorante también es una forma… "¿o no ¿Fernanda?", le pregunta el insolente macho a su víctima viéndola directamente a los ojos y soltando una sonora carcajada que es seguida por el resto de “caballeros” presentes...


Caso 3.- Natalia

Natalia: Es una mujer inteligente, con muchas ganas de ser amada y dar amor, bella como toda mujer y con la constante necesidad de ser escuchada (como toda mujer)… un día después de una larga y cansada discusión con su pareja él la mira fijamente, la toma de la mano y le dice en tono amable: “no me gusta que opines cuando hablan mis amigos”…ella no puede creer lo que escucha, ella, que ganó concursos de oratoria y poesía, que condujo los eventos de su escuela, que siempre se distinguió por su inteligencia… y ahora, ese hombre “dulcemente” le pide que no opine…

¿Por qué Él si y YO no? Piensan Susana, Fernanda y Natalia… ¿por qué Él si y YO  no? Pensamos millones de mujeres en todo el planeta...




LÓPEZ-ARRIAGA

2 comentarios:

  • Laura Garza dijo...

    Aplausos!!!

    Yo pudiera añadir más casos!
    Y creo que esos no van a terminar. Al final, está escrito "el hombre es el sexo fuerte y la mujer el débil".
    Pero nuestra debilidad es la delicadeza que guardamos y la belleza que transmitimos.
    Todo esto, solo nos debe hacernos más fuertes y seguir defendiendo nuestros valores, nuestra esencia, nuestra fuerza. Esa solo es de nosotras y no debemos de esperar a que otro no la apruebe.

    Ánimo mujeres, seamos guerreras!

  • Mr. C dijo...

    ¿Qué podemos esperar de una sociedad machista y sin cultura? Debemos empezar a educar a nuestros muchachos en la cultura del respeto y la responsabilidad

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores