MIS OTRAS MANOS

lunes, 26 de agosto de 2013 11 comentarios
La conocí hace 8 años, me la presentó su esposo, él fue muy claro me dijo: “conózcanse, si se caen bien ya la hicieron”. Definitivamente fue, digamos respeto a primera vista, que con el paso del tiempo se convirtió en un gran cariño y de mi parte una gran admiración.

Doña Rufina, es de Michoacán, se casó muy joven, ha vivido lo que las páginas de un libro podrían llenar, su sabiduría me alimenta, su sencillez y su generosidad son para mí un recordatorio constante del respeto que le debemos a nuestros semejantes.

A sus casi 50 años no sabe leer ni escribir, apenas y habla bien el español, pero es muy buena con los números. A lo largo de su vida ha habitado en todo tipo de terrenos, desde un pedazo de tierra con techo de lámina, hasta una pequeña casita donde viven más de 7 u 8 personas según el caso.

Tiene 5 trabajos y a todas “sus patronas” como les dice ella nos cuida y procura como si fuéramos sus hijas… “Señorita Karlita está  muy flaquita… señorita Karlita me dijeron que esto es muy bueno para la migraña…señorita Karlita…” es imposible no quererla, no cuidarla, no sentirla parte de mi vida. Platicar con ella es recorrer mundos que parecieran inexistentes, pero que son reales en una país que a veces nos negamos a reconocer. Ella me dice que si ha trabajado tanto es para que sus hijas tengan una mejor vida, estudien, no tengan que pasar lo mismo que ella vivió, aunque no se arrepiente.

Así como ella hay más… señoras que cada día se levantan toman sus camiones, llegan y limpian, pero no todas corren con la misma suerte de mi querida Rufina, porque en pleno siglo XXI, todavía hay quien no respeta a esas manos generosas que brindan ayuda en el hogar, o en la oficina, hay quienes explotan y maltratan, ofenden y humillan.
Yo en algún momento de mi vida tuve la necesidad de servir, si es cierto quizá en otras circunstancias, mi mamá todavía tiene guardadas las cartas que le enviaba donde llorando le pedía perdón por no valorar el trabajo doméstico que ella nos pedía le ayudáramos de buena gana a realizar…créanme, después de eso me volví la más cooperativa.


Hoy quiero agradecer a Mis otras Manos… a las de mi querida Doña Rufina que me ayuda a tener orden en mi desorden cotidiano.

LÓPEZ-ARRIAGA

11 comentarios:

  • Anónimo dijo...

    Asi es Karlita debemos de valorar esas manos que nos ayudan y que son: diría mi suegrita, la felicidad del hogar!! Y también debemos inculcar en los pequeños el respeto y admiración por esas mujeres que todos los días salen a ganarse el pan del día, dejando atrás sus casas, sus hijos, para ser en muchos hogares el pilar ya que sin Ellas muchas casas serían un caos.
    Yo tengo la fortuna de haberme encontrado también con mis Otras Manos que aunque muy a mi pesar jaja ya solo en ocasiones especiales me ayuda, a Ella le agradezco, la ayuda, la compañía, el tiempo, el amor y cariño que a mi y mi familia siempre nos ha dado.

  • Anónimo dijo...

    El respeto que muestras hacia el trabajo doméstico es algo que definitivamente se debe inculcar a las nuevas generaciones, aunque considero que el respeto debe mostrarse en todos los niveles y hacia todas las actividades, porque no sabemos cuando necesitemos del servicio de otros. Saludos y gracias por el pensamiento.

  • Karla Lopez dijo...

    Estoy de acuerdo en su comentario... si escribí este texto para que se valore a quienes nos brindan apoyo en el trabajo doméstico, también lo hice en cierta parte del texto remarcando la importancia al respeto continuo a nuestros semejantes, hagamos lo que hagamos, el respeto se debe brindar día a día y también se gana día a día, así, porque aquí todos venimos a servir, de una u otra forma.

  • Anónimo dijo...

    Que bellas palabras Karlita, apenas ayer comencé a leer tus escritos, Me encantan! eres diferente, Muy Transparente, Tengo 5 años escuchándolos en planeta (desde que tenia 15). sus palabras ayudan mucho, su experiencia, Los valores que nos transmiten, etc. me han sido de gran ayuda, Es como si fueran mis segundos padres y amigos que están para instruirme y divertirme por la radio cuando los biológicos no están presentes. Jajajaj :p No es tan fantasioso,gracias a Planeta he compartido muy gratos momentos con mi familia y amigos (cuando gano tickets para conciertos) Gracias! Mucha suerte buena vibra y abrazos! Atte- Mily de Iglesias ;)

  • Karla Lopez dijo...

    Muchas muchas gracias Mily Iglesias... es un placer poder compartir parte de mi vida con ustedes...que SON PARTE DE MI VIDA!... donde hoy andes recibe un cariñoso abrazo... me encanta que nos sientas parte de tu familia!!!... un beso y GRACIAS!

  • Cristina G. dijo...

    Casi no comento cuando te leo, pero esto me parece muy bonito, gracias por compartir esta parte de tu vida, ya que muchas personas no lo valoran. Hacen a estas personas a un lado siendo que gracias a ellas su vida es mas cómoda. Ojalá todos valoraran mas a sus segundas manos.

  • Aldo Daniel Garcia Hernandez dijo...

    Estupendos puntos que mencionas Karlita pero aun mas el respeto que tienes hacia esa persona tan allegada a ti,que tan bien me recuerda a mi madre que toda su vida se a dedicado a ser LAS OTRAS MANOS de personas a las que gracias a Dios y a su buen esfuerzo le dieron su lugar y respeto como muchas mas lo merecen dando dia a dia lo mejor de si para el bienestar de los suyos y aun mas el bien para las personas para las que laboran,por eso al igual que tu mi gran admiracion y respeto para las OTRAS MANOS,un abrazo a la Sra.Rufina igual uno muy fuerte para ti saludoss....

  • Karla Lopez dijo...

    Aldo... no sé que contestarte sin leerme un tanto cursi, tus palabras me llenaron el alma... sobre todo por el GRAN AMOR y respeto más que merecido para tu hermosa mami... tienes un tesoro que cuidar.
    Recibe un abrazo que te pido compartas con ella, yo haré llegar el tuyo a mi querida Rufina.
    Un beso y gracias por tu tiempo y generosidad.

  • Lourdes Gomez dijo...

    wow karlita la verdad es que me dejaste sin palabras,yo en casa tuve mis otras manos que fueron las de mi madre y las de mi abuela,que me enseñaron tantas y tantas cosas,mi abuela con sus remedios caseros y mi madre con sus regaños,al dia de hoy mi abuela ya no esta,tomo el camino de regreso a casa y mi madre vive lejos,pero aun en la distancia siento sus mis otras manos en los momentos mas dificiles ya que por ellas soy la mujer que soy ahora,tengo la fortuna de conocerte en persona aunque solo fue un momento (posada verano nariz roja) pero siempre es un gran placer leerte,que Dios te bendiga

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores