IRENE.

lunes, 21 de octubre de 2013 6 comentarios
No la veía creo, desde que yo era una adolescente… está igual solo que con 90 años que la mantienen llena de historias para regalar… Irene, la querida Irene… la que hizo del comercio su profesión, sacando adelante a su familia… Irene la que ahora visita y escucha a su amiga de la juventud, postrada en una cama de hospital rodeada de nietas e hijas.
De pronto Irene recuerda que tiene que irse y educadamente nos pide que le ayudemos a conseguir un taxi…está preocupada por sus hijas, yo me ofrezco a llevarla, me encantará viajar por todos esos lugares que ella visitó.
A pesar de haber enviudado hace ya varios años pareciera que a Irene nada la detiene ni su bastón. Pareciera dije.

Después de una sabrosísima y divertida plática en la que las dos nos sentíamos chamacas de 15 escuchándonos, ríendo… yo no podía dejar de absorber tanta generosidad: “no importa cuánto me hayan robado, la vida siempre me ha dado de más” me dijo después de una carcajada moderada, elegante… carcajada digna de una dama de 90 años.

Llegamos a su casa, Irene se dio cuenta que una de sus hijas estaba ahí, se emocionó tanto que me pidió que la acompañara para presentármela; cómo negarle ese pequeño favor a quien acababa de ir a despedirse quizá para siempre de mi abuela… de su mejor amiga, de su cómplice en sus primeros amores…. Como negarle a Irene el conocer a su hija de quien tan orgullosa me platicó sobre su especialidad realizada en Seattle que con tanto sacrificio y amor le había pagado después de sus estudios en medicina… ¡CLARO que la conoceremos! le dije.

De pronto tan solo al dar unos cuantos pasos dentro del umbral de la casa una mujer de casi 50 años salió sin pronunciar palabra, sin saludar a la desconocida que llevaba sana y salva a su madre (osea yo claro), moviendo la cabeza de un lado a otro, como los boxeadores cuando calientan, miraba desafiante a Irene y fue justo ahí cuando salió la primera de tantas palabras dolorosas, hirientes, patéticas, infames, deplorables, impronunciables que una hija le puede decir a su madre…. Aquella mujer repito de casi 50 años (por lo menos es la edad que aparenta) quizá tenga más, se redujo a una niña berrinchuda y malcriada de la peor calaña, insultando a su madre de 90 años… DEBO SER COMPLETAMENTE HONESTA… intervine… para mi desgracia, soy de mecha corta, puedo aguantar muchas cosas pero el abuso, el maltrato, la injusticia sobre todo a las personas de la 3ª edad me desconectan los cables… la señora y una servidora nos hicimos de palabras entre ellas le recordé que tuviera cuidado porque si tenía hijos lo cual no sé y no creo, algún día la van a tratar igual que ella trata a Irene… pero no se necesita ser madre:  como trates te tratarán, como des te darán, como mires, te verán.
Recuerden: hay un viejo y sabio dicho, “Cómo te ves me vi… cómo me ves te verás”

El maltrato a los llamados adultos mayores, al parecer aún no se logra sea penado por ley en nuestro país, pero lo que sí existe es una guía de práctica clínica hecha por el  IMSS, para la detección y manejo del maltrato en el Adulto mayor. ABSURDO.
Se necesita castigar a los abusivos, a los que hostigan cruelmente, psicológicamente, económicamente incluso sexualmente a los adultos mayores… ¿Quién se preocupa por nuestros ancianos, quién?

LÓPEZ-ARRIAGA

6 comentarios:

  • Anónimo dijo...

    Hola Karla. Este abuso existe a pesar de si eres o no una persona con estudios y seguirá existiendo si los padres seguimos dándoles todo a los hijos, por que esta situación pasa no por falta de cariño, si no por la falta de una nalgada en su momento, estas personas al no detenerlas, al no hacerles pasar por algo que las haga reaccionar, como una carencia de algo crean un hueco enorme en el corazón que se refleja en la boca.
    En mi opinión personal estoy en contra de las no nalgadas a los hijos en un momento de crisis porque eso es, su deseo de llamar la atención se vuelve crisis y con el tiempo… agresividad a quien tanto nos quiere.
    Atte:
    Cecy Orta

  • Anónimo dijo...

    Perdon me falto Karlita. Esto es sin afan de ofender a Irene se que siempre la intencion de los padres es amar a los hijos con todo nuestro corazón.

    Cecy

  • Karla Lopez dijo...

    Muchísimas gracias Cecy...estoy COMPLETAMENTE DE ACUERDO... desgraciadamente tienes toda la razón, el amor a manos llenas a veces fabrica corazones viles... en vez de generar cadenas de más amor... que ironía no?... yo si soy partidaria de una buena nalgada jajajajajaja!!... después de lo que ví estoy convencida que a uno lo deben enseñar a poner y a ponerse límites... por algo existe la famosa frase "el Respeto al derecho ajeno es la Paz"... Cecy muchas gracias por leer y compartir...un abrazo

  • Anónimo dijo...

    Karla ,te debo compartir que desgraciadamente no solo las palabras hieren si no el abandono,hace dias me di cuenta de que mi abue se sentia sola,ella vivio por mucho tiempo con mi prima pero al no tener el control de sus hijos, por que s escudaban en mi abue,poder que ella en algun momento le dio,la corrio de su casa.al visitarla este fin me di cuenta de que yo como nieta la he descuidado "creiamos que era feliz sola" y nunca vimos los maltratos psicologicos que uno al no visitarla comete,a veces creemos que con dinero cubrimos esa parte que error no? hoy mi meta en la vida es que ella viva feliz y quiero que se sienta querida y que jamas sienta esa soledad.

  • Karla Lopez dijo...

    Gracias Elena... me hiciste llorar... aprovecha a tu abue... abrazala, quiérela...a esas mujeres a veces las abandonamos más que a nadie... las damos por hecho, somos tan ingratos, como hijos como nietos, cuando ellas han dado tanto por nosotros....han sido TAN GENEROSAS!.... gracias... gracias por tus palabras, haces que aprecie más a mis mujeres, de no ser por ellas, no sé que hubiera sido de mi.

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores