NO VEO, NO OIGO, NO HABLO.

domingo, 22 de julio de 2018 0 comentarios
Cuando yo tenía 7 años, por razones médicas tuve que someterme a una cirugía ocular.

Honestamente ha sido una de las experiencias más espantosas de mi vida, a pesar de que tuve la fortuna de estar en un muy buen hospital, odie todo: desde como entre 5 personas tuvieron que prácticamente amarrarme para poder colocarme la aguja con el suero, hasta la comida, pero lo PEOR lo que no le deseo a nadie es reaccionar después de la anestesia y no ver absolutamente nada… tocar tu cara y tener una venda atada a tus ojos, tan pegada a tu cabeza que no permita que ni un diminuto punto de luz se encuentre contigo. Recuerdo a mi mamá dándome de comer en la boca, la voz de mi primo platicando con mi abuela, las promesas de mi papá de llevarme a ver Peter Pan y sus constantes regaños para que dejara de tocarme la venda que tapaba mis ojos…. Yo solo quería ver, ver a todos los que hablaban a mi alrededor y no comprendían mi desesperación, no entendían lo oscuro que estaba detrás de esa venda.

Cuando por fin el oftalmólogo cortó la venda que literalmente tapaba mis ojos y después quitó los oclusores que los protegían de la luz, me sentí ¡libre!... no podía ver claramente pero veía, veía!!... Nadie me advirtió que a lo largo de la vida llegarían otras vendas a mis ojos que yo sola tendría que quitarme.

Aquellas vendas de mis 7 años fueron físicas y muchas personas estuvieron conmigo para brindarme un soporte.

La gran mayoría de los seres humanos vivimos vendados, atados, amordazados, preferimos pretender que mostrarnos tal cual somos y por otro lado, idolatramos, ponemos en pedestales a quienes no conocemos realmente, solo pretendemos, porque quizá no lleguemos a hacerlo… y así vivimos en un mundo donde el que se atreva a expresar verdades quizá no sea tan popular como el que pretende decirlas pero no vivirlas, bien dicen que la palabra arrastra, pero el ejemplo es el que aniquila.

A mí a penas se me están cayendo algunas vendas… por un lado es triste, porque, es como si se perdiera la magia de algo en lo que has creído por mucho tiempo sin cuestionarlo, pero por otro es importante que todos aprendamos a ver la vida como es, agradecerla como te toco y ayudar a mejorarla para bienestar de todos… sobre todo para aquellos que no pretenden nada más que vivir mejor.


LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores