LAS MANOS DE GUADALUPE.

miércoles, 11 de diciembre de 2013 0 comentarios
No tengo nada para regalarle a quien seguramente lo tiene todo, no tengo el oro que una reina merece y que seguramente su humildad rechazaría, me avergüenza el no tener ni siquiera la tenacidad de esos peregrinos que caminan por días para llegar a ella, cuando ella ha caminado conmigo por años.

El único regalo que puedo ofrecerle con todo mi amor son unas líneas, escritas con todo mi respeto y agradecimiento por no soltarme a lo largo de mi vida.

Me declaro completa y absolutamente hija de Guadalupe, beso sus manos todos los días. Guadalupe, ha viajado conmigo, vela  mi sueño, me sostiene cuando creo que estoy en el abismo.

Respeto a quienes no creen en ella, pero yo tengo pruebas de sobra de su presencia, de su infinito amor de madre… una madre que perdona, que consuela, que protege… sus manos me piden día a día que sea mensajera de paz.

Guadalupe, nombre de tantas…nombre de tantos…  Tú nombre, el nombre que se conoce en todo el mundo. Necio aquel que a pesar de tu legado, se resiste a tu belleza.

Tienes la sangre de quien más amo y yo te tengo a ti.
Eso para mí significa que aún me permites que estemos todos juntos, cuidándonos, la tradición Mariana forma parte de mí.

Gracias Guadalupe por no soltarme, Gracias por lo pedido, lo recibido, lo no dado y lo que llegará para el bien de todos mis seres queridos que son todos los que te leen y los que no también.


Gracias Guadalupe.

LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores