SEGUNDOS QUE TE CAMBIAN.

lunes, 30 de diciembre de 2013 1 comentarios
Últimamente he leído o escucho esa frase que pareciera de repente chocante: “Los tiempos de Dios son perfectos”… mientras escribo tomo un té que muy amablemente una de mis vecinas me trajo con un nombre estrambótico, para tranquilizar mi organismo, el nombre del té no de mi vecina, es el estrambótico aclaro.

¿Qué que tiene que ver el té con los tiempos de Dios?… ¡TODO! ...les cuento:
Mientras mi cabeza hacía un inventario virtual de este año que está prácticamente por concluir y en algunos momentos mi ceño se fruncía por recordar lo que no debía para evitar que mi panza volviera a fruncirse, unos gritos verdaderamente dolorosos me sacaron de concentración, 1º creí que eran unos vecinos enfiestados o algo así, yo como buena ermitaña intenté seguir en lo mío, pero los gritos subieron de tono… una mujer suplicaba por una ambulancia, suplicaba por ayuda, se escuchaban los gritos de otros vecinos que al asomarme muy sigilosa por la ventana noté petrificados ante la situación…solo una (mi vecina del té) intentaba hacer algo… se trataba de un bebé, al parecer no respiraba, ¡algo pasaba y al mismo tiempo no pasaba nada!.

Créanme que los siguientes segundos me cambiaron: no solo me sacaron de mi meditación absurda, sino que también me sacaron de mi casa en pijama con la llave de mi coche, sin más nada, me eche en reversa y en seguida mi vecina junto con los papás del pequeño subieron en él, no sentía mi cuerpo, no era yo quien manejaba, era alguien más, yo solo escuchaba las indicaciones de cómo llegar a un hospitalito cercano… necesitaba llegar, mi vecina soplaba en la boca del bebé, sus papás le gritaban, para que  no se desmayara de nuevo.

Cuando por fin llegamos y ellos bajaron, yo quedé sola en mi coche, ni siquiera sabía que pasaba, no conozco el nombre de estas personas… mi vecina regresó al auto, me abrazó y lloramos juntas.

Queridos lectores, radioescuchas, amables personas que hoy siguen mi bolsa de valores, la vida es impredecible, inconstante, vulnerable… HAY SEGUNDOS QUE CAMBIAN, que cambian la perspectiva de las necesidades, de nuestros valores, que cambian lo que realmente tiene sentido, esos segundos me hicieron recordar otros, pero hoy a diferencia de aquellos, pienso que debemos cerrar ciclos en armonía y continuar así… Hoy comprendo bien esa frase: “Los tiempos de Dios son perfectos”, para todos.

Dejemos que nuestras misiones avancen, nunca sabremos cuando aparecerán esos segundos que te cambian.
¡FELICES NUEVAS SEMANAS DE VIDA!.... FELIZ 2014.

PD: Por ahora el bebé está estable… estoy segura que todo saldrá bien.


LÓPEZ-ARRIAGA

1 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores