LAURA Y VERÓNICA

lunes, 6 de enero de 2014 0 comentarios
Siempre recuerdo con cariño esos años en los que viví en la Avenida San Francisco de la Colonia Chapalita, mis amigos de la cuadra, los árboles del camellón y lo feliz que fui al tener a unas vecinas como Laura y Verónica, fueron años verdaderamente ¡espectaculares!.

Pero siempre habrá uno que recordaré muy en especial, quizá yo tendría unos 7 u 8 años, muy muy temprano tocaron a la puerta del departamento donde vivíamos, eran Laura y Verónica en pijama, no dejaban de gritar ¡¡emocionadísimas!! Querían que saliera con ellas lo más pronto posible para que viera lo que había justo fuera de su casa; para mi sorpresa había pisadas ENORMES de animales, alfalfa y agua tirada por todos lados, excremento que parecía de un GRAN ¡ELEFANTE!... brillitos de oro y obvio los regalos que los REYES MAGOS habían dejado para cada una, tanto mis papás como yo no dejábamos de sorprendernos junto con nuestros queridos vecinos de lo que veíamos… fue un día sin duda inolvidable.

Como buenas exploradoras teníamos que investigar: ¿cómo es que habían logrado subir los 3 Reyes Magos hasta su departamento?... ¿cómo entraría el elefante?... habría suficiente agua para todos?... Y bueno de ahí me entró la duda de ¿por qué no llegaron a mi casa?, mis papás me explicaron que como el niñito Dios ya me había traído lo que yo había pedido, los Reyes solo le llevaron a Laura y Verónica porque a ellas no les había llevado nada ni Santa ni nadie, ooohhh!!! Pensé yo… así pues sí…pero mi papá me dijo que si quería que los Reyes me trajeran algo los próximos años, solo tendría que dejar mi zapato debajo del árbol con una pequeña cartita, quizá algo simbólico, porque ya en Navidad había recibido mucho… y desde entonces los Reyes no me han fallado, hasta la fecha, dejo mi zapato y siempre se acuerdan de mí… son unos ¡REYES!...

Melchor, Gaspar y Baltazar realizan un viaje muy  muy largo para reunirse cada año con el Rey de Reyes, adorarlo y entregarle sus mayores tesoros… nosotros cada año los recordamos con una deliciosa rosca de pan que simula sus ricas coronas llenas de piedras preciosas y la acompañamos con un chocolate caliente para recordar el calor que brindaron al recién nacido, convirtiéndose en ese momento junto con los pastores en la familia que brindaba por su llegada.


Siempre recuerdo a Laura y Verónica preparándose para la llegada de los Reyes Magos, nunca ví a niñas más felices por esa visita, hoy disfrutemos  la compañía de quien llegue a darnos calor con un rico chocolate y veamos la rosca como esa bella corona de cada uno de esos reyes que un día fueron la familia del Niño del Pesebre. FELIZ 6 DE ENERO…FELIZ DÍA DE REYES!

LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores