EL ESPEJO.

domingo, 10 de septiembre de 2017 3 comentarios
Tuve que modificar el texto original de esta introspección, porque el pasar de los días y los años, me han traído nuevos afectos.
Hoy agradecida por la generosidad  con la que el tiempo me cobija, me siento en la necesidad de recordar lo siguiente:

1º. La vida me ha regalado selectos compañeros en el andar.

2º. La amistad es un tipo de amor, libre, gratis, que debe atenderse y respetarse en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza.

3ero.- Nunca, les he dicho creo, a mis queridos amigos lo que significan.

No tengo muchos, ni soy de amar a todos… no colecciono amigos ya lo dije una vez, los aquilato, los admiro, son maestros… los respeto porque me respetan y me he quedado con los que aun conociendo mis peores historias, lloran conmigo, ríen conmigo, rezan conmigo…

Tengo una conciencia mayor a miles de kilómetros, pero aunque nos separe un océano, igual nos podemos mirar a los ojos y enfrentar nuestros peores miedos.

Una más que vivirá para siempre, ella, la que se llevaba todas mis penas con sus carcajadas, que me recordaba que seremos jóvenes por una eternidad, como cuando recorríamos la vida esperando justo eso, la vida, sin duda uno de mis mayores tesoros, ya no la puedo ver, pero sé que está para recordarme que aún nos tenemos.

Otra más al centro… y es justo ahí a donde siempre me lleva, Sabiduría como su nombre, un pilar donde recargarme, siempre con las palabras justas para que no vuele tanto, pero al mismo tiempo me ayuda a completar mis sueños… una conciencia al centro que está ahí, para llevarme ahí.

Continúo con lo que he bautizado “Una piedra de colección”, pero es MI PIEDRA, tropiezo y tropiezo, no importa cuántas veces, no importa cuántos años, ahí estamos para levantarnos, sermonearnos, mirarnos, sacar lo mejor uno del otro, porque si la vida nos unió, la vida será la que nos separe.

Otros 3 que juntos, fortalecen mi fe, mi dignidad, mi conciencia… ni tan cerca ni tan lejos, la medida de espacio necesaria para amarnos incondicionalmente, regalos que llegaron a mi vida como del cielo… saben quién soy y me aman, sin pedirme nada.

No siempre la sangre trae a los hermanos, del mismo signo, del mismo aire… no puedo quejarme, la vida me ha regalado incondicionales, afortunadísima, un Universo hiper-generoso me ligó con estas almas buenas, que me sacuden si es necesario o me abrazan si lo pido.

Y así son los demás, como un espejo, donde me miro y obvio…me reflejo, me encuentro.
Mis amigos, mis amores… los que están ahí cuando gano o cuando cometo errores.

Los que me hacen parte de su vida, los que son únicos en la mía.
A veces no me doy cuenta de mi fortuna, pero me tienen rodeada, cada día es un día con mis amigos.


¿A quién le doy las gracias?... hoy también los celebro y siempre estaré en deuda con la vida por el favor de ser parte de la telaraña de la mía.

LÓPEZ-ARRIAGA

3 comentarios:

  • Anónimo dijo...

    Wooo Una maravilla lo mejor del mundo universo galaxia los amigos que llegan a ser mas que eso hermanos que llegan a nuestra vida
    .. gracias Karlita por darnos estos maravillosas lineas =) <3

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores