ESPEJITO...ESPEJITO.

domingo, 30 de marzo de 2014 0 comentarios
Érase una vez un montón de mujeres (y hombres también) que cada día miraban el espejo y lograban ver el reflejo de su juventud, la misma se fue convirtiendo en madurez acompañada de experiencia y en algunos benditos casos recolectando sabiduría.

Sin embargo los espejos no mienten, el tiempo no para. Una generosa lectora me sugirió que escribiera justo sobre la llegada de ese momento en que te miras al espejo y ya no eres aquella joven de cuerpo firme, de cutis terso, lo cual me hizo reflexionar sobre lo que verdaderamente es la juventud.

Obvio la juventud físicamente es ese encanto de inocencia mezclado con sensualidad, son los múltiples momentos de aprendizaje, las primeras veces de todo en la vida, la música a todo volumen, gritar y bailar hasta el cansancio, la ropa, el coqueteo, las escapadas… el cabello como se te de la gana, bikinis, amigos, playa, fiesta y más fiesta y tú como si nada.

Sueñas con ser rockero o futbolista, modelo o diseñadora, da lo mismo, deseas estar enamorada y casada y vivir feliz por siempre ¿o no?...

La Juventud… divino tesoro… se guarda en el alma, se lleva en la mente y se vive SIEMPRE… no necesitas tener 18 o 20 para seguir enamorándote, disfrutando, aprendiendo, la vida se vive CADA DÍA… porque cada día puede ser el último. Ser joven no implica tener una piel joven, necesita QUE TÚ QUIERAS SERLO, la juventud se siente, se lleva en el cuerpo mismo, es un regalo para siempre.

Los jóvenes tienen un brillo natural que se conserva por siempre en aquellos a quienes se les denomina “jóvenes de corazón”, es un tipo de luz genial, atractiva, envidiable…por lo tanto habrá a quien no le guste que otros si tengan esa luz, propia, genuina y que tengan la edad que tengan brillarán como luciérnagas… intentarán apagarlas… quizá minimicen la intensidad pero recuerden, la juventud es como la materia no se pierde ni se destruye, únicamente se transforma.

Así que estimada lectora, no sufras… disfrútate más,  lo que sí puedo decirles es que, al pasar los años tienes la gran ventaja de irte descubriendo, conociendo, de saber quién eres realmente, dejas de adolecer, puedes dejar de fingir lo que nunca quisiste ser y convertirte en lo que realmente eres.

Lo anterior nos deja con una extraordinaria Adición: JUVENTUD + EXPERIENCIA + HONESTIDAD + SAPIENCIA.

Ahora sí pregunto: Espejito…espejito: ¿quién es él más bonito?

LÓPEZ-ARRIAGA


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores