EL MURO.

domingo, 27 de abril de 2014 0 comentarios
He escuchado aullar al perro de mis vecinos por días… al parecer lo dejaron solo, al principio sentía tremenda tristeza por el pobre animal ya que imaginaba cuanto extrañaba a sus amos mientras  estaba encerrado en el patio trasero de lo que es “su casa”… el día de hoy me dan unas ganas locas de encontrar la forma de sacarlo de ese encierro injusto que él no pidió.

Es un labrador hermoso, tan leal, enorme, de color miel… cada sollozo me rompe el corazón.
Me pregunto: ¿cómo alguien es capaz de abandonar por tanto tiempo a un ser que por años ha brindado compañía incondicional, lealtad genuina, siendo un perro tan fiel?

Solo un muro nos separa, pero este tiene sus protecciones, sus límites… 
Como siempre, lo que comparto con ustedes es lo que mi cabeza hace cuestionarme sobre mi vida.

Hay momentos en los que por bellos que amanezcan los días, la vida también me regala muros, de todo tipo, de paja, para desecharlos, hasta de concreto, de esos que pareciera imposible escalarlos… de piedra para que mis rodillas se llenen de cicatrices y no olvide que los tuve que subir y una vez que logre cruzarlos y brincar al otro lado, seguir mi camino; pero una cosa si quiero dejar en claro, cada muro escalado, por muy difícil de trepar nunca voy sola:

1º. SIEMPRE llevo mi FE, esa va por delante

2º. Van OTRAS manos valiosísimas que son las me avientan para trepar y que luego yo jalo, porque en esto de trepar muros TODO ES EN PLURAL… TODO ES EN EQUIPO.

3ero. Para bajar cualquier muro necesito que alguien me reciba o yo recibir a alguien y así hacemos una cadena de ayuda, de compromiso.

A lo largo de mi vida, he comprobado que sola puedo conseguir muchas cosas PERO en EQUIPO, soy una máquina, un soldado, un guardián, soy lo que quiera ser, no solo puedo escalar muros, puedo aprender más, crear más, creer más, integrar más, liberar más y lo mejor : EN EQUIPO APRENDO MÁS DE MI MISMA.

Los Muros no deberían existir, los muros los construyen los que tienen miedo de perder algo, para mí es como seguir caminando, no importa que tan empinado o complicado sea, únicamente debo confiar en mi naturaleza, ciegamente, porque yo creo en la lealtad y el trabajo: ambos genuinos y honestos…

Si ahora tú crees que tienes un muro enfrente, solo ten fe, camina con calma, espera porque cuando menos te imagines, el muro desaparecerá.

Un último consejo: rodéate de gente buena, honesta y comprometida, así será menos complicado, más fácil el que lleguen esas manos que te alienten y te reciban cuando lo necesites. Te darás cuenta que los muros NO EXISTEN.


LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores