LAS 200.

domingo, 11 de mayo de 2014 1 comentarios
¿Por dónde empezar este texto?... bueno, un punto de partida puede ser que haré lo que mi mamá me pidió una Navidad. Ella me regaló un libro y al entregármelo dijo: “ojalá que tú puedas hacer algo”, el libro se llama “Del cielo al infierno en un día”, está escrito por Rosi Orozco y Evangelina Hernández y narra las historias de algunas mujeres que han sido rescatadas, después de vivir literalmente en el infierno.

Después de terminar de leerlo, debo admitir quedé sumergida en cientos de preguntas y lo más lamentable el saber que ¡hay quién sabe cuántas pequeñas esperando que alguien las rescate!, el saber que la trata de personas a nivel mundial es el mercado más lucrativo y que detrás de este hay una telaraña muy bien tejida y protegida, casi blindada, para la cual las víctimas y sus familias pareciera no hay salida. 

Las historias que leí son de adolescentes y niñas mexicanas, arrancadas de su hogar para servicio público por unos miserables pesos. Pienso, porque la comunidad internacional no se manifestó antes frente a esta brutalidad… tuvieron que ser doscientas en un mismo momento, cuando han sido miles a lo largo de los años…

Cuando me enteré de la terrible noticia del secuestro de doscientas pequeñas, no pude dejar de pensar en este tipo de nueva esclavitud, en el que la vida tiene precio… en el dolor e impotencia de las madres, en la “ineptitud” de las autoridades por no movilizarse a tiempo una vez que fue denunciado el secuestro masivo… Son doscientas pequeñas nigerianas que ya están listas para ser vendidas por un grupo islámico…

Quiero hacer un pequeño homenaje póstumo a mi querida Gloria Lazcano quien en vida trabajó arduamente para proteger y defender los derechos de los niños a nivel mundial, Gloria me mostró el trabajo que héroes anónimos realizan a lo largo del Planeta procurando la protección de uno de nuestros recursos más valiosos: la niñez, futuro de esta Tierra así como el temple de sus madres o cuidadoras, mujeres valientes y comprometidas, capaces de dar la vida por esos niños amenazados, no solo por el ejército de traficantes de personas, también los cuerpos subersivos, que roban pequeños para encadenarlos a una guerra que no es suya o para traficar con sus órganos.

Ya Estados Unidos, Canadá y otros países se han unido para encontrar a estas doscientas inocentes víctimas de las necesidades del poder…  nosotros cuidemos lo nuestro, eduquemos, seamos parte de la vida de nuestros hijos, sobrinos, hermanos y algo básico e importante:DENUNCIAR para prevenir este delito.

Por lo pronto si tienes algo que decir hazlo en: www.unidoshacemosladiferencia.com



LÓPEZ-ARRIAGA

1 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores