MISERICORDIA

domingo, 12 de abril de 2015 1 comentarios
Estas líneas las escribo justo el primer domingo después de las celebraciones de la Pascua, no puedo explicarles los buenos días personales que he tenido, aunque aún no puedo darme el lujo de volver a disfrutar de una noche sin problemas de insomnio.

Creo que ya no recuerdo cuando fueron los últimos días en que únicamente quería disfrutar de ese sabroso viento que trae la tarde, de las risas con los amigos, de una comida sabrosa y tranquila con una buena compañía, de escuchar y escuchar música sin parar y bailar y bailar descalza hasta caerme de tanto brincar en mi cama… creo que ya no me acuerdo, pero ya no importa porque hoy lo vuelvo a vivir.

Recorrí las calles que tanto caminé en mi infancia y ví esos hermosos árboles con sus flores moradas que llenan la ciudad y otra vez ¡fui yo!, con mi overol y mis alpargatas, mi cabello corto y la vida completa en mis manos, nueva, lista para vivirla otra vez.

Hablar de mí es hablar de ustedes, que cada día están ahí para mí, hablar de mi es hablar de cada persona generosa que llena espacios con sus abrazos, con sus palabras, con sus miradas y detalles.

Le pido al poder más grande que existe: que cada día me ayude para que mis ojos no juzguen por las apariencias, que mi lengua tenga palabras correctas, mis manos obren para hacer sólo el bien, mis pies busquen el camino hacia la verdad y mi corazón sea honesto… porque únicamente Él puede hacerlo.

Espero que si hoy tú sientes algún tipo de angustia, frustración, resentimiento o temor, lo dejes de lado y te des la oportunidad de respirar profundo y comenzar de nuevo…cada día es una nueva oportunidad para ser tú otra vez, solo debes de tener un poco de Misericordia por ti mismo y por los demás.


López-Arriaga

1 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores