EL DEDO NEGRO

domingo, 7 de junio de 2015 0 comentarios
Domingo: me levanto, me baño, me preparo.

Día de que mi dedo se pinte de negro.

Todavía recuerdo la primera vez que tuve la oportunidad de votar, en la casa paterna la democracia siempre fue un tema importante, el derecho a elegir lo hemos ganado a través de mucho y de muchos, por eso es que en esta jornada electoral, como en otras tantas, tomo mi decisión con mucha precaución.

He tenido la oportunidad de entrevistar a varios políticos, unos llegan rodeados de asistentes, incluso hasta envían sus “cuestionarios” para evitar caer en la confrontación o en la insegura respuesta. Esta ocasión no fue diferente, de los pocos que previo al día de la elección me tocó, literalmente me tocó, simplemente llegó con una mochila, una gran sonrisa, un compañero de campaña y una inteligencia convertida en convicción… este candidato me regresó el ánimo, la fe en esa democracia tan manoseada, tan burlada, tan lejana a aquellas pláticas de sobremesa donde como ciudadanos exponíamos nuestros pros y contras. Lástima que yo no viva en el distrito para el que él se postuló, sin embargo la expresión de conquista futura me contagió y renovó mi deseo de que mi dedo se pintara de negro.

Parafraseando un poco a ese personaje medité cuidadosamente la elección que YO tomaría, él dijo algo más o menos así:  “...No me gusta la política que se está haciendo, no me siento representado, entonces yo haré lo que considero necesario para representar a la gente, a los individuos, porque es desde ahí que se tiene que trabajar, para y por la gente...” , pudiera leerse como cualquier frase de cualquier político, lo cierto es que TODOS HACEMOS POLÍTICA, día a día, desde que nos levantamos, nos bañamos y nos preparamos para iniciar nuestra jornada, TODOS deberíamos trabajar para y por la gente porque solo así logro ver una cadena de conciencia social real.

La política no es solo para los políticos, la política repito la hacemos TODOS, cuidándonos, generando empleos, compartiendo conocimientos, abriendo puertas, impulsando ideas o generando las mismas, proponer NO IMPONER.

El hartazgo social de lo que vivimos trae consigo una inmensa responsabilidad personal, es momento de crecer ya no hay espacio para los paternalismos de antaño, cuando se pinta tu dedo de negro, pintas tu raya con lo que YA NO DESEAS, si eres un ciudadano consiente de las necesidades de otros ciudadanos, estás madurando, estás realmente eligiendo.

No hay excusas para los elegidos, ahora NOSOTROS somos sus jefes, lo tenemos claro, porque sabemos lo que podemos hacer, conocemos nuestra influencia gracias al derecho de elegir.

Si no me creen revisen las manos de cada ciudadano y verán el interés que tenemos por vivir dignamente, verán el Dedo Negro, que como en la antigüa Roma puede irse para arriba o llevarlos para abajo.


LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores