HECHOS REALES

domingo, 25 de octubre de 2015 0 comentarios
Se las tengo que compartir, no importa si la creen o no, no me importa que interpretación le dan… cada uno seguramente tendrá su propia versión, como lo hacemos para todo, porque para eso nos pintamos solos, somos muy buenos para emitir juicios inmediatos.

Alguna vez me preguntaron si había vivido uno de estos “momentos” y yo muy segura dije no, pero ahora hago un recorrido mental y recordé: aquella tarde donde 3 autos justo frente a mí, solo a centímetros se impactaron uno con otro dejando el espacio justo para que yo pudiera mover mi coche, estaba tan impactada que me paralicé!, hasta que escuché el claxon del que estaba detrás de mí y que más adelante y haciendo una breve parada aún temblando, la conductora (la cual temblaba igual que yo) se disculpaba por haberme presionado pero me explicó que uno de los autos implicados en el accidente se había estrellado en un poste que quizá podría caer encima nuestro.

Otro momento: estoy en alto, esperando la luz verde para cruzar una avenida, soy la primera para avanzar, listo,  justo antes de arrancar, una de mis canciones favoritas en la radio, estiro la mano para subir el volumen, el chico que estaba al lado mío ya arranca y dos segundos después solo cuando levanto la vista veo como un auto color azul se pasa la luz roja a una velocidad impresionante y embiste el auto del chico que acaba de arrancar, nuevamente todo frente a mis ojos… todo en segundos, de inmediato unos autos se interponen para evitar que el del auto azul intente huir, yo solo espero ver al chico… la bolsa de aire y el cinturón de seguridad amortiguaron  algo que pudo ser fatal… yo no dejo de llorar el resto de mi trayecto.

La que sigue me sucedió hace muchos años y verdaderamente me impresiona ahora que la recuerdo, tenía poco de haber terminado la Universidad.

Cuando por fin logré conseguir mi primer trabajo con “paga” la cual no era precisamente mucha, quise realizar los trámites para mi titulación, en ese entonces yo no tenía automóvil así que tomé los autobuses necesarios para ir a la Universidad, realizar los trámites y regresar a mi trabajo. Con lo que no contaba es que los trámites serían más caros de lo esperado a tal grado que me quedé sin un centavo para mi regreso… literal: SIN UN CENTAVO.

Cuando estaba en la calle pensando que hacer para regresar sentada en la banca donde se espera al camión llegaron unos chavitos, super lindos, yo calculo que tendrían entre 12 y 13 años y me preguntaron así nada más qué era lo que me pasaba, yo les platiqué mis penas y ellos sacaron unos botecitos… y me dijeron “estamos juntando para ayudar a unos misioneros, pero bueno no pasa nada si le sacamos poquito”… Esto es real, me pasó a mí, y como estas 3 historias puedo contarles varias, me han dicho que se les llama “Momentos de Gracia”, la verdad y lo digo con toda honestidad, yo no me considero digna de estos, pero los agradezco infinitamente.

Hoy quise compartirles estos “momentos”, porque de pronto veo a mi alrededor mucho amor por lo material y poco uso de lo espiritual, es más hasta burla por lo espiritual, yo trato de ser muy respetuosa de las filosofías de vida de cada ser humano, porque sobre el respeto del libre pensamiento se generan las grandes ideas del conocimiento, siempre que exista respeto.


Los seres humanos somos eso: Humanos, pero estoy segura, muy segura, que aunque vivimos lidiando con nuestros propios demonios… existe una parte divina que siempre está vigilante.

LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores