DETRÁS DE CADA PALABRA

domingo, 29 de mayo de 2016 0 comentarios
“La vanidad es uno de mis pecados favoritos” decía el personaje de Al Pacino en la película del Abogado del Diablo, donde podemos explorar a través de un guión interesantísimo los vaivenes del libre albedrío, pasando por el juego del poder, las bajas pasiones, la necesidad de ser siempre el centro de atención o el poseedor de riqueza y belleza física, aunque detrás de todo eso se escondan verdaderos adefesios, con almas horripilantes.

Me topé con una inteligente frase del maestro Eduardo Galeano (como todo lo que él escribió) que en resumen cierra así: “… vivimos en la cultura del envase que desprecia el contenido”.

Detrás de cada palabra deberíamos como seres humanos identificar el factor boomerang que generamos al hablar, porque las palabras son energía, no la desperdiciemos, al final regresará a nosotros con el mismo contenido con el que fue lanzado, por esto es que los mantras, las oraciones, las bendiciones surten ese efecto positivo, tanto hacia el que lo practica como el que lo recibe, eso se ha comprobado científicamente no es algo que yo intuya en este instante; la fortaleza humana, la condición de paz y la sensibilidad genuina de amor al prójimo genera retribuciones similares, sin embargo nunca faltarán los detractores necesitados de atención personalizada, solo recuerden lo dicho anteriormente: detrás de cada palabra existe un efecto boomerang y la energía que se emplea en destruir regresará con la misma intensidad hacia la persona que tuvo ese deseo.

Imagina que despiertas una mañana sin poder mover tus piernas, sin poder abrir tus ojos, sin escuchar ningún sonido… imagina que solo puedes recordar cómo era tu vida antes… ¿te das cuenta?.... Detrás de cada palabra existe dolor pero también esperanza y lo más importante estoy segura que no estás pensando en si eres gorda o flaca, hermosa, rubia o morena, lo único que desearía es volver a caminar, a escuchar a ver a disfrutar las cosas que verdaderamente importan, es decir: ¡A VIVIR!...

La vanidad puede ser uno de los pecados favoritos para muchos, puede tentar a muchos, puede golpear a muchos… pero lo más importante es saber que estamos aquí para VIVIR.

Procura que detrás de cada una de tus palabras siempre exista VIDA, porque todo lo que la vida generosa implica se te regresará.

LÓPEZ-ARRIAGA


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores