INFIELES

domingo, 11 de septiembre de 2016 0 comentarios
“México sabe cantar, México sabe bailar…pero también sabe gritar”… palabras más o acomodadas al revés, pero es la imagen que México daba al mundo ante la visita de uno de los hombres más queridos en vida y llorados en su partida.

El que hoy vive en Roma, Él, que representa para los que hablamos de Fe, Esperanza y Caridad la máxima expresión de amor, que ha tomado el nombre de Francisco, quien hoy despierta intereses amigos y enemigos, continua enviando con singular valentía mensajes de UNIÓN ENTRE: CREDOS, RAZAS Y  también ante las diversas ópticas del amor en el siglo XXI.

Que porque utilizo el nombre de Francisco, porque miles de escandalizados salieron a las calles de este México sangrante, que justo a principios de año recibió al hombre de vestimenta blanca para cantarle, gritarle y pedirle que interceda con su jefe por este país indiferente ante las dificultades vergonzosas de otros mexicanos… en México, el de este 2016, los defensores de las buenas costumbres, siembran odio, descalifican, señalan, critican… cómo me dijo una persona: “claro como no son tus hijos”, pero no dejan de rezar, de practicar la “comunión” entre El que nos ve a todos como iguales y ellos que se sienten tan por encima de lo que otros seres humanos puedan sentir o necesitar.  

He leído comentarios de mujeres que se saben burladas por sus maridos, humilladas en su intimidad pero que publican orgullosas el haber marchado por “El Bienestar de la familia”, he leído también a hombres que hablan sobre la protección a la familia, su odio a lo diferente y que olvidan que más de uno sabe porque se casó.

No se necesita tener hijos para saber amar, quien opine lo contrario, está en su derecho de hacerlo, pero nunca sabrá lo que es no tenerlos y aún así imaginar un futuro donde México por primera vez piense felizmente en otros mexicanos, un espacio donde nuestros sobrinos, hijos, nietos crezcan sin temor de ser rechazados, mutilados, silenciados, escondidos… será que traemos ya en la sangre esa pesadez por el bienestar de los demás, que nos vale un comino el dolor del mexicano afligido, que nos hacemos ciegos, sordos y mudos ante las porquerías, corruptelas y vida ridícula de la clase en el poder, que lo mexicano nos sale el 15 de septiembre y desaparece el 12 de diciembre.


Por algo se dice, Francisco no quería venir, pero lo hizo por los más necesitados, por los presos, los perseguidos, los que huyen de su tierra. Francisco vino y nos llenó de amor y nos habló de Paz, de Caridad de Esperanza y nos pidió que no dejemos de orar (para los hombres de Fe), no recuerdo un mensaje de odio, desigualdad o nula pluralidad… quizá el muro del que tanto se habla lo quieran construir los observadores del "bien común", para evitar que las ideologías se mezclen o las tentaciones también… solo como recomendación: pónganle una puerta porque muchos de ustedes, Mexicanos Infieles, necesitarán escapar al otro lado más de una vez. 

LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores