EL OCASO

domingo, 13 de noviembre de 2016 0 comentarios

Ese momento en el que el sol pareciera que baja para esconderse y acurrucarse para dejarle el escenario del Universo a la luna…el ocaso… ese momento en el que algunas aves buscan sus nidos para resguardarse y otras, las nocturnas despliegan sus alas para indicarnos que no importa la tenue luz, allí donde ellas habitan hay vida… el ocaso, el momento de transición entre la claridad y la oscuridad.

El cuerpo humano es tan espectacularmente inteligente que un hombre con visión promedio en cuestión de segundos puede lograr que sus pupilas, como un lente de cámara fotográfica adapte su capacidad visual, quizá no se puedan contemplar los detalles del paisaje o del espacio en que se encuentre ubicado, pero si puede con cautela moverse disponiendo de sus otros 4 sentidos, esto quiere decir que el ser humano es capaz de enfrentarse con la oscuridad, quizá al principio con temor mientras se ubica en el terreno, una vez que logra captar la información necesaria continuará su camino. Horas más tarde regresará el sol y todo se verá con más claridad,

El mundo, en este siglo XXI, particularmente en el pasado 2016 y lo que va del presente año, desde mi personal punto de vista está justo en ese punto: en el ocaso. La brillante y penetrante luz que nos rodea, nos deja tan deslumbrados que no podemos ver con claridad, recibimos demasiada información de cualquier parte del planeta, en su gran mayoría desalentadora y sentimos que el calor del sol da paso a un nuevo clima con una escasa visibilidad de cómo y a dónde podemos movernos, olvidamos por un momento que nosotros somos el instrumento más inteligente que existe, olvidamos que si solo dejamos pasar un momento, nos adaptaremos a nuestra nueva circunstancia, además también olvidamos que el ocaso es cotidiano, igual que la llegada del alba, olvidamos que todo es cíclico, olvidamos que todo pasa.

Mientras vemos como los poros de la piel se erizan y sentimos frío en nuestra nuca, olvidamos que tenemos la información para resguardar, proteger y avanzar a un lugar seguro.

Los miedos paralizan a cualquiera, el conocer las fortalezas de nuestras herramientas nos ayudarán a seguir adelante.

Pareciera que el mundo entero vive hoy en el ocaso: desde Sudamérica hasta viejos continentes, sin olvidar a nuestros hermanos al norte de América… recuerden, todo pasa, NADA ES PARA SIEMPRE, dejemos que nuestro sabio cuerpo se adapte a la poca luz que pareciera llevarse la calidez, las noches tienen sus ventajas, son frescas, silenciosas y pueden regalarnos más sabiduría, ya que mientras descansamos podemos darnos la oportunidad de ver con mayor claridad.

Este ocaso, trae renovación, este ocaso nos está dando el chance de sentir a nuestro cuerpo y empatizar con los nuestros. Este ocaso nos está regresando el beneficio de la Unión, porque unidos, nuestros sentidos trabajan mejor, buscando el beneficio conjunto, recuerda: si ellos están bien, nosotros también lo estaremos… a fin de cuentas unas horas después del ocaso, la luz llegará otra vez.

LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores