DISRUPTIVA... ¿Y?

domingo, 4 de junio de 2017 0 comentarios

Estoy encerrada en mi camioneta… una modelo 2013 en la que invertí ahorros y esfuerzo y a la que aún debo después de casi 5 años 3 mensualidades.

Lloro, lloro en medio de una noche muy solitaria, afuera de una tienda de conveniencia…siento que el mundo organiza un complot en mi contra, siento las deudas atoradas en mi garganta, en mi estómago, en mi cabeza…pareciera que por más que me esfuerzo, por más que trabajo, nada se mueve.

Justo este mismo día tuve que pagar mi seguro de gastos médicos: un dineral y ahora una camioneta que de pronto decidió ya no encender.

Quizá para muchos que me leen, podría parecer que pinto un escenario ridículo y provocado principalmente por mí y para mí…tal vez otros lo comprendan.

Unas horas antes de lo que ahora les narro, tuve la oportunidad de platicar con un querido y exitoso amigo quien muy amablemente me invitó un té y me regaló valiosos consejos y parte de su tiempo. Fue breve, contundente y directo, sus palabras me alertaron ante lo que dejo de decir, ante lo que nadie sabe de mí, su definición fue: “Disruptiva”… y ¿saben qué? Si, lo soy ¿y?...

No tendría una historia de éxito que contar si no fuera un ser humano común que llora y es capaz de compartir sin pedir y si pido y no me dan… es que algo bueno está por llegar.

Lloré y después de dos largas y estresantes horas entre buenos vecinos que intentaron ayudarme, el pésimo servicio de un seguro y una hermana paciente y generosa que me dedicó su tiempo a pesar de no tener suficiente ni para ella pero aun así me escuchó gimotear, la camioneta milagrosamente encendió… ¿qué tiene que ver esto con mi éxito?: TODO.

Remo sobre lodo todos los días, soy corta de estatura, tengo la nariz grande, estoy acostumbrada a ser invisible para los más visibles, pero NADA me detiene, creo en mí, no juego a la mártir, he conseguido mucho con poco y voy por más, no tengo filtros en mi boca, ni en mi corazón, trato de usarlos en la razón.

Lloro y luego me acuerdo que nada es para siempre… que la vida se resuelve, que únicamente necesito tener confianza, no perderme en el bosque entre los árboles y no perder las ganas de seguir siendo yo… Disruptiva, diferente, fuera de lo común…como mi camioneta que así como en un instante se apagó…luego volvió a la vida…

Disruptiva, esa es mi palabra, la que describe lo que viene y que nadie sabe cómo será.

Quizá no sea una mujer hermosa,  pero sí que soy ingeniosa, no sé si valiente, pero he trabajado para ser independiente, me se defender sola y he ganado batallas con mi propia espada, he andado por allí y por allá, he probado las muy altas y las muy bajas de la vida, tengo pocos, muy pocos cercanos a mi corazón, pero he intentado enseñar algo a cada persona que ha querido estar en mi vida, soy maestra y alumna…cada día más Disruptiva… ¿y?

Por cierto quiero hacerme un tatuaje…¿alguna sugerencia?... Ah y por si se lo preguntaban, mi camioneta volvió a encender pero está en la agencia, seguro de nuevo volveré a llorar cuando vea todo lo que tengo que pagar…¿pero saben qué? … como decía mi papá: “Dios proveerá”.



LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores