¿POR QUÉ TÚ SI Y YO NO?

domingo, 2 de diciembre de 2018 0 comentarios

 A ver… seamos honestos, aunque solo sea por hoy.

Cuantas veces has pensado silenciosamente: ¿por qué tú sí y yo no?

¿Por qué tú eres más bonita, alta, hermosa, delgada, simpática, inteligente, elegante? o ¿astuta, floja, trepadora, irresponsable, corriente pero con suerte?, esto en el caso de las mujeres que yo creo aplica igualito para el sexo masculino… honestamente yo lo he pensado más de una vez, ¿por qué hay personas que consiguen lo que muchas veces yo busco, ellos sin más lo consiguen (aparentemente) y yo aunque trabaje como mula desbocada nada más no veo claro.

No lo niegues…tú también en más de una ocasión has sentido que la vida no es tan justa contigo, que mereces más, que tu talento no es reconocido, que vives dando más de lo que recibes, en fin, creo que todos en algún punto o en muchos de nuestra existencia necesitamos alguna especie de reconocimiento, por más humildes que sean nuestras almas, necesitamos saber que podemos ser sobresalientes en algo.

Les propongo una cosita, aunque solo sea por hoy:

1.- Dile un piropo a alguien con quien comúnmente no tienes tanta relación, ya sea en tu familia o en tu escuela o trabajo. (El piropo debe ser real, si no sería considerado abuso).

2.- Saluda a todas las personas que te rodean durante tu día.

3.- Este punto es MUY IMPORTANTE: mírate no sé, unos 5 minutos (bueno 3, 5 es mucho) en el espejo de un baño, de preferencia uno privado e intenta descubrir por lo menos 3 cosas que te gustan físicamente de ti

4.- Compra un detalle para ti, algo que te guste, no sé una dona, un café, unas papas…y otro detalle para otra persona, para alguien que te parezca especial, aunque no lo conozcas bien.

Y 5.- Que tu persona SIEMPRE HUELA BIEN, es decir que tu ropa, tu cabello, toda tu persona se sienta limpia, créeme, esto también hace sentir bien a los demás.

Yo siempre he creído que los pequeños detalles son los que cambian la perspectiva de cómo vemos y sentimos cada situación que vivimos, por esto es que pienso que si creamos un tipo de cadena de cariño, es decir si empezamos a tratarnos bien unos a los otros, nuestros momentos del ¿por qué tú sí y yo no? Disminuirán, porque comprenderemos más las necesidades ajenas y los ajenos comprenderán las nuestras, es un poco ponernos en los zapatos del otro, dicen por ahí que nadie tiene el corazón desocupado, todos tenemos nuestros problemas, pero si nos acompañamos quizá se sientan menos.

Ojalá que un día pensemos: ¿por qué tú si ayudas y yo no, por qué tú eres un buen jefe y yo no, por qué tú siempre me sonríes y yo no? Y dejemos de sentirnos víctimas continuas del destino…¿por qué no?

LÓPEZ-ARRIAGA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2013-2020 Mi Bolsa de Valores